Autoshows

Mazda MX-30, el primer eléctrico de la marca

Un singular crossover con puertas suicidas, aunque no mucha autonomía.

Mazda MX-30, el primer eléctrico de la marca

La electrificación en los autos llegó para quedarse, o eso es lo primero que podemos inferir luego de que, incluso marcas que hasta hace poco se resistían a la idea de ofrecer uno, ahora se ven en la necesidad de hacerlo.

Las reglas del juego cambiaron, y las regulaciones en términos de emisiones cada vez más estrictas, particularmente en Europa, obligan a que incluso fabricantes que no cuentan con grandes motores de ocho cilindros, ofrezcan modelos eléctricos para balancear el promedio de emisiones de su gama.

Aun Mazda, cuyo motor más grande es un cuatro cilindros de 2,5 litros, se vio obligado a entrar en este juego. Imagínate lo que necesitan hacer consorcios como Grupo Volkswagen, BMW o Mercedes-Benz para cumplir con la meta. Entonces es cuando se explica el porqué, de un año para acá, todas las presentaciones de dichas marcas son o Plug-in Hybrids o eléctricos.

Queda claro también, que éste es un juego, cuya perspectiva en el corto o mediano plazo lamentablemente para los fabricantes no es ganar dinero.

En el marco de dicha situación es que Mazda presenta su primer auto 100% eléctrico, se llama MX-30 y como ya pudiste ver en las imágenes, se trata de una SUV compacta. Las medidas son 4.395 mm de largo, 1.795 mm de ancho y 1.570 mm de alto, mientras que la distancia entre ejes es de 2.655 mm. Es decir, prácticamente las mismas medidas que el Mazda CX-30 y lógico, porque de ahi deriva.

El diseño lleva el lenguaje Kodo en una nueva dirección, los trazos, sobre todo del frontal son más suaves en comparación con los nuevos Mazda3 y CX-30, aunque curiosamente mantiene una pequeña parrilla, aun cuando para efectos funcionales no es necesaria. Dicho elemento tiene una función principalmente estética; por un lado sirve para ubicar el gran emblema central y por otro, sirve para formar una especie de expresión humana (una cara), en la que la parrilla sería la sonrisa y los focos, los ojos.

De costado, las formas de la nueva Mazda MX-30 son fluidas, con una caída del techo todavía más tendida que en el CX-30, con lo cual, se acentúa todavía más esa silueta tipo coupé que tan de moda se ha puesto en las SUVs. Un detalle muy interesante es que las puertas son de tipo suicida, es decir hay puerta trasera, pero es muy corta, y se abre de forma encontrada con respecto de la puerta frontal, lo cual es un evidente tributo al ya extinto deportivo RX-8, aunque es una solución que también recordamos en la FJ Cruiser de Toyota o bien, del BMW i3.

La parte trasera tiene un gran alerón y unas aplicaciones grises por encima de las luces traseras, que se juntan con el arco del techo para formar una gran estructura que pasa por encima de las ventanas.

Puertas adentro, tablero, panel de instrumentos, volante y pantalla de infoentretenimiento guardan muchas similitudes con los del Mazda3, sin embargo, la consola central es completamente distinta; se trata de una solución flotante que se conecta con el tablero con una segunda pantalla táctil desde donde se controla el climatizador, parecido al MMI Touch de Audi. Esta consola central se parece al diseño de interiores que solían tener los Volvo hasta hace relativamente poco tiempo.

Asimismo, el interior presume la utilización de materiales amigables con el medioambiente como el corcho, utilizado en algunas partes de la consola central; este material se extrae de los árboles sin necesidad de talarlos, y vuelve a crecer al cabo de unos meses. Por otro lado, los paneles de las puertas están forrados de una fibra hecha de botellas recicladas, cuya textura parece tener aire en el interior, para dar una sensación de mayor libertad a los ocupantes.

Mecánicamente, Mazda no ha revelado demasiada información, la batería de iones de litio tiene una capacidad de 35.5 kWh y el sistema eléctrico es de 355 volts, mientras el sistema de carga de corriente alterna es de 6.6 kW, aunque también se podrá cargar con corriente directa.

La marca todavía no revela datos de peso total de la unidad, potencia del motor eléctrico o rango de autonomía, aunque desde ya podemos suponer que no será de las más grandes del mercado, puesto que un Leaf con paquete de 40 kWh anuncia un rango de 240 km, con lo cual, considerando que el Mazda MX-30 debiera ser algo menos eficiente en cuestión aerodinámica, por el hecho de ser un crossover, debiéramos esperar una cifra en la frontera de los 200 kilómetros con una carga.

Pero de lo que sí podemos estar seguros, es que al llevar las letras MX en su nombre, esta nueva camioneta eléctrica ofrecerá un manejo muy divertido y deportivo, algo que, según la marca, hereda del MX-5.

Por último, si te preguntabas acerca de fechas de comercialización, o precios. Lamento informarte que todavía no se sabe si llegará a Latinoamérica, y mucho menos hay precios definidos.

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos