Los malos hábitos de manejo en las mujeres
11/10/2007 Investigación

Los malos hábitos de manejo en las mujeres

<em>Y es que a veces los cometemos sin querer, y no nos damos cuenta del riesgo que corremos por no concentrarnos al 100% en el volante</em><em><br /> </em>

Todas las mujeres sin excepción alguna, hemos cometido más de un error al volante, en alguna ocasión, tal vez sea la rutina de todos los días, o bien tratamos de terminar en el trayecto al trabajo o a la escuela, lo que no nos dio tiempo de concluir antes de salir de casa.

 

Si juntamos una serie de factores como; prisa, mal humor, que se nos olvidó algo, nervios, o bien andamos sensibles y no cedemos el paso a quien se nos metió sin pedir permiso, tomamos un sentido sin checar la vialidad, andamos distraídas, etc., elevamos el grado de riesgo de tener algún accidente y poder dañar a un tercero.

Es muy común, mientras vamos manejando en el tránsito de la ciudad, voltear a ver el carro de al lado y si es una mujer podemos observar que va haciendo alguna de las siguientes descripciones;

 

Maquillarse; es muy frecuente que lleven el espejo retrovisor o el de vanidad  (si cuenta su auto con este último) volteado, de manera que puedan verse bien, para aplicar el rimel, ponerse sombras, el lipstick, etc.

Verse en el espejo; hay veces que no necesariamente se van maquillando, tan solo van observando que el peinado no se estropee antes de llegar a su destino, que se les vean bien los lentes para el sol, o simplemente van contemplando su rostro, para percatarse de que se ven bien.

Contestar el celular; nos cuesta mucho trabajo usar el manos libres, nos da la sensación de no escuchar bien o que no nos escuchan, pero chicas. el 38% de las infracciones y el 22% de los accidentes automovilísticos son ocasionados por no hacer uso del manos libres, así que aunque no nos guste usarlo o no nos veamos lindas, si queremos estar localizables mientras manejamos, hagamos un esfuerzo por usarlo.

Buscar objetos en la bolsa; es otra de las malas costumbres más comunes que hacemos mientras manejamos, ya sea para buscar el lipstick, la credencial del bebé, los kleenex, el celular o la cartera para pagarle a quien tan amablemente nos limpia los vidrios en el semáforo, esto nos distrae demasiado y en cuestión de segundos podemos estamparnos con el auto de enfrente.

Voltear a ver al niño sin usar los espejos; existen en el mercado varios accesorios para poder ir vigilando a nuestro pequeño, sin tener que distraernos y girar la cabeza para ver que todo vaya en orden.

Frenar con brusquedad cuando el niño llora o quiere llamar la atención; si tienes hijos pequeños, te recomiendo que si tu bebé llora o grita muy fuerte, no frenes para voltear a verlo, míralo por el espejo o bien, puedes orillarte para darle toda tu atención.

Meterse con brusquedad, mejor conocido como; "lanzar la lámina"; que es muy común en todas aquellas mujeres que conducen a bordo de alguna camioneta, esa sensación de protección que brindan las mismas, hacen que no se preocupen por la lámina de los demás.

Sacar la mano por la ventana para que les den el paso; pero sin tomarse la molestia de cerciorarse de que en realidad se los cedieron.

Estacionarte en doble fila; sobre todo cuando van a dejar o a recoger a sus hijos a la escuela, no se preocupan por el caos vial que pudieran ocasionar a terceros.

Estacionarte en dos carriles dentro de un estacionamiento; luego por las prisas o la flojera de estacionarse bien, podemos ver camionetas que ocupan más de un carril en la Plaza o el supermercado.

Ir comiendo; aunque no es solo característico de las mujeres, pero por ir agarrando con una mano el café, se olvidan de que luego necesitan las dos manos en el volante cuando caes en un bache o está lloviendo y pierdes un poco el control del auto, ya que se necesita de mayor fuerza para controlar el auto.

Estacionarte en donde creas que cabe tu auto; también a consecuencia de la prisa o la flojera, dejan el auto donde cabe la mitad de este y la otra mitad se queda estorbando a la demás gente.

 

Así que las invito a que manejen bien, tomen conciencia y sobre todo tengan precaución, no tiene nada de malo manejar rápido o con una mano, pero hay que saber cómo y cuándo hacerlo, que las estadísticas de infracción o accidentes disminuyan y nosotras seamos las causantes de esos números.

¿Qué opinas? Cuéntanos