Enfrentamos al Porsche 718 Boxster contra el Alfa Romeo 4C Spider
27/12/2016 Reportes de Manejo

Enfrentamos al Porsche 718 Boxster contra el Alfa Romeo 4C Spider

Como parte de nuestro especial con lo mejor del año que se va, les ofrecemos esta comparativa realizada por nuestros compañeros en México entre dos convertibles que dejan disfrutar la conducción al máximo.

Como cierre de año, Autocosmos de México ha tenido la ocasión de probar y comparar dos de los mejores roadster deportivos lanzados este año: el Porsche 718 Boxster y al Alfa Romeo 4C Spider, dos autos bastante similares, ya que además de ser convertibles, ambos incorporan un motor turbocargado de cuatro cilindros montado en posición central, son de tracción trasera y cuentan también con una transmisión automática de doble embrague.

Si bien es cierto este par de vehículos tienen un planteamiento mecánico muy parecido que los posiciona como contrincantes, también sabemos que el público para el que va dirigido cada uno es completamente diferente.

Y es que Porsche y Alfa Romeo aterrizan de forma muy distinta su concepto de auto deportivo. Por un lado tenemos la alta ingeniería y precisión alemana, mientras que por el otro se encuentra el audaz diseño y gran carácter que identifica bien a los autos italianos.

En la báscula, el Alfa Romeo 4C Spider, que es 4 cm más corto que su rival alemán, pesa apenas 1.050 kilos gracias a su chasis fabricado en fibra de carbono y aluminio. Esto es 315 kilogramos menos que el 718 Boxster. Lo anterior se traduce en que este convertible de compactas dimensiones ofrezca una agilidad sorprendente. Regresando a las similitudes técnicas entre ambos modelos, hay que resaltar que la distribución de pesos entre los ejes es exactamente igual: 45% sobre el delantero y 55% en el posterior. 

Indudablemente, una de los datos fundamentales cuando se habla de vehículos deportivos es la relación peso/potencia, que en este caso favorece ligeramente al exponente italiano, con un valor de 4.4 kilos por cada caballo de fuerza, mientras que el Porsche registra 4.5 kilos por cada Hp.

Esto demuestra una vez más que no siempre más potencia es mejor, y es que en estos tiempos es bastante común ver sedanes o SUV con niveles de potencia equivalentes a los de estos dos deportivos. Sin embargo, la receta para lograr la mejor dinámica y una conducción deportiva idónea se encuentra alcanzando la mayor ligereza posible.

Hablando del diseño, nadie podrá negar que el Alfa Romeo 4C Spider es un exótico en toda la extensión de la palabra. Ya sea por dentro o por fuera, este italiano demuestra que cada trazo fue concebido para obtener la mejor aerodinámica y, de paso, ser un imán de miradas. Por su parte, el 718 Boxster, que si bien se renovó por completo para esta cuarta generación, ofrece un estilo bastante más mesurado. Incluso en comparación con el 4C Spider podríamos etiquetarlo de demasiado conservador, pero es un hecho que como buen Porsche, envejecerá de la misma forma que los buenos vinos, es decir que solo mejorará con el paso de los años.

Características técnicas y mecánicas

Al igual que su hermano coupé, el Alfa Romeo 4C Spider emplea un pequeño motor turbocargado montado en posición central transversal. Se trata de  un cuatro cilindros de 1,75 litros que entrega 237 Hp y 350 Nm de torque a las ruedas traseras por medio de una caja de doble embrague de seis relaciones. Por su parte, el Porsche 718 Boxster estrena un cuatro cilindros Boxer de 2.0 litros que eroga 300 caballos y 380 Nm torque, e igualmente echa mano de una transmisión automática doble embrague, sólo que en este caso la PDK ofrece una relación más para llegar a un total de siete.

Regresando a las cifras que permiten saber quien es mejor sobre la mesa, podemos decir que el 718 tarda 4,7 segundos en hacer el 0 a 100 km/h y tiene una velocidad máxima de 275 km/h. Su rival, el 4C Spider, demora en 4,2 segundos y como límite están los 250 km/h.

En ambos deportivos, cada uno a su estilo, dejan al conductor la posibilidad de elegir entre varios modos de manejo. Por ejemplo, en el 718 Boxster, el paquete Sport Chrono (opcional) incluye un programa que permite elegir entre Normal, Sport y Sport Plus. Lo mismo sucede con el 4C, sólo que en este caso el selector está comprendido por All-Weather, Natural, Dynamic y Race.

Como parte de este frente a frente, no podíamos dejar de mencionar el diseño y equipamiento que encontramos en el interior. Una vez más, el 4C demuestra que es un extravagante. Detalles de cuero, alcántara, aluminio y fibra de carbono están elaborados para ofrecer el estilo de un auténtico deportivo italiano.

Por dentro, el 718 Boxster también luce un ambiente deportivo, pero más dosificado y menos agresivo, para permitir que pasajero y conductor gocen de mayor confort y hacer de los viajes largos más relajados.

Para resumir, podemos decir que por el 4C es tan atrevido, que se puede volver complicado para su uso diario. Con menos potencia es más rápido que su rival, lo que habla de su gran agilidad. En cambio, el Boxster ofrece una cabina más voluminosa, ofreciendo la dualidad perfecta de confort en ruta y agresividad en pista.

Impresión de manejo

Sin discusión alguna, podemos asegurar que el nuevo 718 Boxster es un deportivo tremendamente refinado. Porsche viene trabajando en esta fórmula desde hace veinte años, y lo hace cada vez mejor. Para esta nueva generación tenemos el Sport Response que debutó en el 911, y que nos permite modificar la respuesta del motor, acelerador, dirección, por 20 segundos.

Quizá la gran diferencia que habría que remarcar entre el 718 Boxster y el 4C Spider es que si el Porsche es un súper deportivo pequeño, fue desarrollado para ser utilizado perfectamente como vehículo de uso diario. Es una delicia, muy suave, que te hace creer que eres mucho mejor piloto de lo que en realidad eres. Y además tienes todo este tema de acabados, calidad de ensamble, equipamiento, tecnología que podrías esperar en cualquier auto alemán de gama súper premium.

En cambio, para poner las manos del 4C Spider hay que ser más mesurados con manos y pies, ya que ofrece un manejo más puro y agresivo. Este Alfa Romeo sería el mejor ejemplo de un deportivo pura sangre, sin embargo, se quedó a nada de serlo, ya que para catalogarlo como tal debería tener una transmisión manual. 

Lo que si es un hecho es que toda esa pureza puede que llegue a ser incomoda para un manejo en el día a día, así que habrá que sacrificar esa conducción suave y tersa por el rico sonido del motor y la conducción de un deportivo exótico. Todo tiene su precio.

Conclusión

Aunque este par de deportivos son bastante similares, al final encontramos que existen dos conceptos distintos de un convertible deportivo. Y es que mientras Porsche busca una alta performance de la mano de un elevado nivel confort, en el caso del Alfa Romeo todo surge de la ligereza, y para lograrlo, hay que deshacerse de ciertos elementos que ayudan a que los pasajeros viajen plácidamente.

Igualmente, como lo mencionamos, es tanta la pureza que ofrece el 4C Spider que hace poco agradable su manejo diario, en cambio, el 718 Boxster es el que mejor equilibra la balanza cuando de un lado tenemos deportividad y del otro comodidad. Un Porsche puro y duro.

 

Comparativa Porsche 718 Boxster vs. Alfa Romeo 4C Spider

¿Qué opinas? Cuéntanos